Aprendiz de escritor

Corrección de texto: guía para tu primera revisión


Guía de corrección para tu texto literario

 


¡Por fin! Has terminado tu novela, relato, cuento, guión… y estás contentísim@. ¡Enhorabuena! No sé si habrá sido muy difícil o fácil para ti, lo que sí es que ahora te toca el siguiente paso que posiblemente no sea tan divertido, pero que es importantísimo: la corrección. Hay escritores que cada día empiezan la jornada corrigiendo lo que escribieron el día anterior y otros que prefieren escribir sin revisar y dejar la corrección para el final. Seas del tipo que seas la revisión final hay que hacerla y no solo una vez, pero hoy  vamos a hablar de la primera, la que debe hacer primero el propio escritor y que engloba principalmente cuatro tipos de correcciones: la ortotipográfica, la gramatical, la léxica y la estilística.

1.- Corrección ortotipográfica

 

Un escritor no debería tener faltas de ortografía (y más si escribes con ordenador y usas el corrector). Sin embargo, en momentos de escritura rápida a todos se nos puede escapar algún fallo. En esta corrección se revisan:

  • Las faltas de ortografía (tildes, bes y uves…) según las normas vigentes de la RAE. Esto excluye a las que, por algún motivo, sean intencionadas. En este caso deberán ir en cursiva.
  • Los errores tipográficos: interlineados incorrectos, espacios de más, palabras mal partidas, unificación de las comillas…
  • Los signos de puntuación mal utilizados.

2.- Corrección gramatical

 

Este tipo de revisión incluye, entre otros aspectos, los siguientes:

  • La concordancia. Fíjate en que el sujeto concuerde con el verbo tanto en número, como en genero y persona. También debes asegurarte de que los adjetivos concuerdan con los sustantivos en número y género.
  • Los incisos. Asegúrate que la longitud, la pertinencia y la ubicación de los incisos que has incluido en tu texto no confunden a tu lector.
  • Los tiempos verbales. Hay que revisar la coherencia de los distintos tiempos verbales del pasado, presente y futuro para que se entienda correctamente la historia. También es importante que el uso que hacemos, por ejemplo, de imperativos y gerundios sea correcto.
  • Los pronombres. Cuidado con el laísmo, loísmo y leísmo no intencionados.
  • Las preposiciones. Hay que tener cuidado con el queísmo y el dequeísmo. También es importante revisar el uso incorrecto que a veces hacemos de algunas preposiciones al juntarlas con determinados verbos.

3.- Corrección léxica

 

El uso que hagamos del vocabulario en nuestro texto va a determinar en gran medida la calidad del mismo. Por eso, es muy importante realizar una corrección léxica que incluya:

  • Precisión léxica. Por comodidad o uso todos utilizamos más a menudo de lo deseable  palabras «baúl» que son palabras con un significado muy amplio y genérico como por ejemplo cosa, hacer o haber. En esta revisión habrá que detectar estos términos e intentar sustituirlos por otros más precisos y más adecuados a nuestro texto.
  • Propiedad lingüística. Está muy bien incluir en nuestra obra palabras nuevas que hemos leído en alguna novela, por ejemplo, pero hay que tener cuidado y asegurarse de que estamos usándolas con su significado correcto.
  • Las repeticiones. A veces, repetimos una determinada palabra o estructura intencionadamente. De hecho, todos conocemos figuras retóricas basadas en la repetición. Sin embargo, también existe la repetición no intencionada que empobrece nuestro texto. Es a esta a la que debemos dirigir nuestra atención e intentar sustituir las palabras repetidas por sinónimos (ojo con esto, que los sinónimos puros son raros, generalmente dos sinónimos no se utilizan exactamente para lo mismo).

4.- Corrección de estilo

 

La revisión del estilo es posible que sea la más subjetiva de las que hemos tratado y, por eso, es importante que antes de ponernos con ella dejemos reposar un tiempo nuestro texto. Otra recomendación que suele darse es que la primera lectura que hagamos de nuestro texto «en frío» sea en voz alta. Esto sirve, sobre todo, para darnos cuenta de que algunas frases han podido quedarnos demasiado cortas o, por el contrario, excesivamente largas. Algunos aspectos a considerar en esta revisión son:

  • Las cacofonías. Según la RAE una cacofonía es la disonancia que resulta de la inarmónica combinación de los elementos acústicos de la palabra. Es decir, se trataría de evitar la combinación de sílabas que resultan desagradables al oído.
  • Nivel lingüístico de los personajes. Un niño no habla igual que un profesor universitario. Tienes que tener en cuenta el nivel lingüístico que posee tu personaje y utilizar un lenguaje que se adecue a cada uno de ellos para que tu relato sea creíble.
  • Uso excesivo de adverbios y adjetivos. Tu texto no debe ser un muestrario de todas las palabras que conoces así que, por favor, si algo se entiende con un adjetivo no es necesario que utilices 15. Además, existen otras muchas formas de describir, recuerda que eres escritor/a. Esto también es extensible a los adverbios. Ten especial cuidado con aquellos acabados en -mente ya que suelen entorpecer la lectura.
  • Muletillas y tópicos. Todos tenemos determinadas frases y recursos que repetimos a menudo y que, de hecho, pueden resultar útiles en el lenguaje hablado, pero esto es un texto escrito así que revisa tus muletillas y tópicos e intenta no utilizarlos si no aportan nada al relato.
  • Ambigüedades. Llegados a este punto habrás revisado tan bien el texto para dejarlo pulido que es posible que hayas incurrido en un error: la ambigüedad. Recuerda que la finalidad principal de cualquier texto es ser entendido así que no tiene sentido utilizar un lenguaje maravilloso y correcto si a nadie le queda claro exactamente qué quieres expresar.

Al finalizar estas correcciones ten por seguro que tu texto habrá crecido mucho así que tómatelo muy en serio y dedícale el tiempo que sea necesario.

Y tú ¿eres de los que corrige cada página que escribe o de los que espera al final? Cuéntamelo en los comentarios y si crees que se me ha olvidado algo que también es importante revisar, no dudes en compartirlo con nosotros.


Imagen: Kaboompics

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *